Por: Adán Ezequiel Mejia Renderos.

Ex Pastor Evangélico y actual Aspirante a Una Candidatura No Partidaria por San Salvador.


Conozco a salvadoreños que han logrado obtener una vida estable, la mayoría de ellos, si no se hubieran marchado, difícilmente en su país obtendrían los mismos resultados.

No es que considere imposible tener una vida digna en mi amado El Salvador, es que reconozco que las oportunidades no son las mismas para quienes viven en EUA a diferencia de vivir acá en el país.

En El Salvador es más difícil acceder a un crédito para adquirir una casa, que para un compatriota residente en Estados Unidos.

En el 2003 tuve nuevamente la oportunidad de servir como misionero en California, en esa ocasión conocí más de una docena de compatriotas que acaban de llegar, y la mayoría habían pagado grandes cantidades de dinero para lograr entrar a EUA, yo les exprese: “pero con esos miles de dólares usted hubiese puesto un negocio en El Salvador” la mayoría me respondían: “nadie me prestaba dinero para invertir en un negocio, pero para venirme si me prestaban, porque hay más garantías que les pueda pagar trabajando acá que invirtiéndolo en El Salvador” Triste Realidad.

En cambio en Estados Unidos con el trabajo duro, y saber ahorrar e invertir con el pase de los años se puede lograr tener una seguridad financiera, estabilidad y bienestar.

Leí varios estudios que reflejan que la población de latinos está subiendo su nivel económico un poco más lento que la población blanca, pero a mayor velocidad que la población negra de EE.UU.

Los hispanos son más propensos a escapar de la pobreza. Alrededor del 45% de los hispanos aumentaron sus ingresos posicionándose en la clase media, en comparación con el 25% de los negros, según el estudio de Stanford, Harvard y el Buró del Censo de EE.UU.

Hasta la Organización de Naciones Unidas ha declarado Estados Unidos es el octavo mejor país del mundo para vivir, por su índice de desarrollo humano, en aportar al bienestar social y económico de sus habitantes.

Esto no ha sido por arte de magia, sino por sus policías de libre empresa y el respeto a las libertades civiles, políticas y económicas.

Estados Unidos de Norte América, posee las mayores reservas mundiales de carbón, es el catorceavo país con mayores reservas de petróleo y el sexto país con las mayores reservas probadas de gas natural. Además, posee enormes extensiones de áreas fértiles dedicadas a la agricultura y a los cultivos y se mantiene a la cabeza en innovación tecnológica.

¿Por qué no todos los latinos prosperan en EE.UU.?

Uno de los principales factores es la mentalidad, es decir aceptar que se nació pobre, se vivirá y morirá en la misma condición,

Todos tenemos la oportunidad de crecer o cambiar nuestra condición, con esfuerzo, ahorrando con propósitos y siendo agradecido con Dios con lo que tenemos en el momento, sea poco o mucho.

Cundo te gusta algo material y al ver su precio, te das cuenta que no tienes como comprarlo, en lugar de decepcionarte, deberías pensar ¿que debo hacer para comprarlo? Si es que en realidad lo necesitas.

Muchas veces adquiriremos cosas que no son necesarias, vitales o fundamentales, como por ejemplo comprar un televisor más moderno, teniendo uno que es funcional; adquirir un carro del año, cuando el que posees está funcionando en perfectas condiciones.

No se trata de conformismo sino de utilidad y enfocarse en lo más necesario.

Lograr estabilidad financiera es lo fundamental, tener un seguro médico y de vida, y garantizar ingresos para la vejez, si gastas lo que tienes hoy en cosas innecesarias probablemente no tendrás dinero ante una emergencia.

Le recomiendo que se libere del pesimismo, del conformismo, ante la adversidad levántese y sea creativo, pídale a Dios le dé fuerza para trabajar duro, ponga metas claras, (sino sabe que quiere lograr, nunca lo alcanzará).

Si usted vive en EE UU tiene más oportunidades de crecimiento que los que vivimos en América Latina, no desperdicie esa oportunidad, si para llegar a Estados Unidos se sacrificó, no tire la toalla, haga que eso valga la pena, sea sabio y prudente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here