La Corte Suprema de Estados Unidos decidió examinar la legalidad de dos temas de la política migratoria del presidente Donald Trump, la financiación de un muro fronterizo en el sur del país, y el programa “Quédate en México” para solicitantes de asilo.

El máximo tribunal estadounidense acordó que revisará ambos asuntos después de las elecciones del 3 de noviembre.

Los altos jueces estudiarán si es legal el uso de fondos asignados al Pentágono por parte del gobierno republicano para financiar el levantamiento de una barrera limítrofe con México, una de las principales promesas de campaña de Trump en 2016.

Donald Trump declaró una “emergencia nacional” en febrero de 2019 para recurrir al presupuesto militar después de que la oposición demócrata en el Congreso se negara a autorizar los montos necesarios para levantar el muro.

Ahora, la Corte Suprema revisará la apelación del gobierno de Trump de un fallo de junio del tribunal de apelaciones del Noveno Circuito en California, que consideró ilegal eludir el Congreso y transferir 2 mil 500 millones de dólares asignados al Pentágono para levantar el muro.

La Corte Suprema también accedió a examinar el programa conocido como “Quédate en México”, por el cual el gobierno de Trump dispuso que los solicitantes de asilo llegados a la frontera sur del país deben esperar en México la resolución de sus casos.

Esta política, formalmente denominada Protocolos de Protección al Migrante (MPP), fue anunciada en diciembre de 2018 e implementada un mes después. Desde entonces, al menos unos 60 mil migrantes, la mayoría provenientes de Centroamérica y otros países latinoamericanos, fueron devueltos a México.

La Corte Suprema escuchará los argumentos de ambos casos en 2021, con vistas a una decisión antes de finales de junio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here