Muchos extranjeros amparados en Estados Unidos con el Estatus de Protección Temporal (TPS) se quedaron sin posibilidades de obtener residencia permanente después de que el Servicio de Inmigración y Ciudadanía (USCIS) anunciara que los beneficiarios que hayan salido y entrado del país con permiso del Gobierno no podrán solicitar la llamada green card.

La agencia federal cierra de esta forma una pequeña ventana que utilizaban los juristas con el permiso de viaje (advance parole), que permite a estas personas salir del país y regresar de forma legal.

USCIS notificó que no aceptará más dichos argumentos y que las órdenes de deportación contra algunos beneficiarios TPS seguirán vigentes aunque consigan el permiso de viaje y vuelvan a entrar al país con autorización.

Por su parte, el subdirector de USCIS, Joseph Edlow, alega en un comunicado que la advance parole “no debe convertirse en una senda para obtener la residencia legal permanente o la ciudadanía” ya que “el estatus de protección temporal es, por su naturaleza misma, temporal”.

En Estados Unidos hay más de 320,000 personas amparadas por TPS. A los 195,000 salvadoreños, 57,000 hondureños y 46,000 haitianos amparados bajo el programa se les acaba la protección en enero de 2021.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here