Los gobernadores de Maryland, Luisiana, Massachusetts, Michigan, Ohio y Virginia, anunciaron un importante acuerdo interestatal bipartidista con la Fundación Rockefeller para ampliar el uso de pruebas rápidas de antígeno en el punto de atención para disminuir la propagación de Covid-19 y continuar reabriendo los estados de manera segura.

Los gobernadores, tres republicanos y tres demócratas, dicen que otros estados y ciudades pueden unirse a ellos y que ya han comenzado las conversaciones con una de las dos compañías aprobadas por la FDA para vender pruebas de antígenos que detectan el virus en menos de 30 minutos.

Cada estado, Virginia, Luisiana, Massachusetts, Michigan y Ohio, además de Maryland, solicitaría 500 mil pruebas, para un total de 3 millones que podrían ser desplegadas para hacer frente a los nuevos brotes.

El acceso a esa gran cantidad de pruebas rápidas reduciría la necesidad de los estados de depender de la infraestructura tradicional de pruebas, que implica principalmente a los laboratorios privados que se han visto acosados por grandes demoras.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here