Se estima que al menos 6,000 niños inmigrantes son sometidos a trabajos forzados, prostitución, y explotación infantil en Estados Unidos, según el registro que por ahora mantiene la organización Polaris Project.

En los últimos 10 años Estados Unidos ha recibido a más de 460,000 niños que viajaron solos desde El Salvador, Honduras, Guatemala y México hasta la frontera. La mayoría fueron víctimas de trata sexual o los obligaron a trabajar en el campo, fábricas y en restaurantes.

Y el flujo de menores no acompañados sigue siendo alto, del 1 de octubre de 2019 al 31 de agosto pasado, más de 26,700 niños fueron detenidos tratando de cruzar a EE.UU., de acuerdo con cifras de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP).

“En nuestra experiencia, muchos niños indocumentados son víctimas de servidumbre y se ven obligados a trabajar para pagar las deudas impuestas por traficantes de personas (coyotes), pero no los identifican como sobrevivientes de la trata de trabajo infantil, sino simplemente como niños cruzados ilegalmente o menores no acompañados”, advierte un informe de la organización Freedom Network USA.

Las cifras de Polaris Project señalan que entre diciembre de 2007 y abril pasado registró miles de denuncias de menores que eran forzados a laborar en distintos sectores.

En su reporte afirma que detectó casi 6,000 casos de menores que fueron explotados y advierte que los hispanos son más vulnerables.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here