El periódico estadounidense New York Post ha publicado una serie de correos electrónicos que revelan una supuesta trama de corrupción en la que se ven involucrados el hijo del aspirante demócrata a la Casa Blanca, Hunter Biden, y el propio Joe Biden, en relación con la empresa ucraniana productora de gas natural, Burisma Holdings, investigada por corrupción y fraude; y otra presuntamente corrupta una empresa en China.

En los correos electrónicos publicados, se puede leer: “Estimado Hunter, gracias por invitarme a (Washington) DC y darme la oportunidad de conocer a su padre y pasar un tiempo juntos. Es realmente un honor y un placer”, escribió el asesor de la junta de Burisma, Vadym Pozharskiy, a Hunter Biden el 17 de abril de 2015.

Un correo electrónico anterior, de mayo de 2014, también muestra a Pozharskyi, pidiéndole a Hunter “consejo sobre cómo podría usar su influencia” en nombre de la compañía, ha publicado el New York Post.

Durante ese período, Hunter Biden estuvo trabajando para la empresa ucraniana de explotación y producción de energía como miembro de la junta directiva (2014-2019), mientras su padre ocupaba el puesto de vicepresidente durante la administración de Barack Obama.

La presión ejercida por Biden para el despido del fiscal, fue denunciada por los republicanos cuatro años más tarde, en 2019.

Por su parte, Joe Biden por su parte, negó los hechos, declarando el 21 de diciembre de ese año: “Nunca he hablado con mi hijo sobre sus negocios en el extranjero (…) Trump está usando un abuso de poder y cada elemento de la presidencia para tratar de difamarme”. Posteriormente, Biden aseguró en repetidas ocasiones que nunca hubo un conflicto de intereses o irregularidades que los involucrara con Burisma.

La publicación del New York Post vuelve a sacar el caso, poniendo en entredicho las declaraciones del candidato demócrata a la presidencia. No obstante, el diario no confirma si Biden llegó a conocer a Pozharsky, ni que Hunter hablara con su padre sobre la reunión a la que hace alusión.

Los correros electrónicos aparecieron en un ordenador portátil que fue entregado en un taller de reparaciones en el estado natal de Biden, Delaware, en abril de 2019: “El cliente que trajo el MacBook Pro dañado por el agua para su reparación, nunca pagó por el servicio, ni recuperó el ordenador ni el disco duro en el que estaba almacenado su contenido, según el propietario de la tienda, quien dijo que intentó repetidamente comunicarse con el cliente”, relata el medio.

El dueño del taller alertó al FBI del material que contenía el ordenador. Las fotos de una citación judicial federal de Delaware entregadas al New York Post muestran que tanto la computadora como el disco duro fueron confiscados por agentes federales en diciembre de 2019, según informó el periódico.

Pero antes de entregarlo a las autoridades, el dueño del taller se quedó con una copia y se la dio a Robert Costello, abogado del ex alcalde Rudy Giuliani, quien entregó el material extraído al NYP, después de que el ex asesor de Trump, Steve Bannon revelara su existencia.

Con respecto a la presunta trama de corrupción que implica a Joe Biden y a su hijo, la campaña del líder demócrata negó todo el informe publicado por el periódico estadounidense: “Hemos revisado los horarios oficiales de Joe Biden desde el momento y ninguna reunión, como alega el New York Post, se llevó a cabo”, dijo el portavoz de la campaña Andrew Bates en un comunicado.

Un día después de que el New York Post revelara los correos electrónicos relacionados con Hunter Biden y Joe Biden implicándolos en la supuesta trama de corrupción con Ucrania, al día siguiente el periódico publicó otros mensajes que involucran a Hunter Biden en otra maniobra presuntamente corrupta con China.

Supuestamente, Hunter trató de llegar a acuerdos lucrativos con la compañía de energía privada más grande de China, quedando reflejado en un mail un texto que dice que “sería interesante para mí y mi familia”.

Con el asunto “Expectativas”, un correo electrónico enviado a Biden en 13 de mayo de 2017, se incluyen detalles de “paquetes de remuneración” para seis personas involucradas en una empresa comercial no especificada.

De ser cierta toda la información que publica el periódico, esta conectaría directamente con un informe redactado el pasado mes de septiembre por los senadores republicanos Ron Johnson (Representante de Wisconsin) y Chuck Grassley (Representante de Iowa). El documento concierne a los tratos comerciales de Biden en el extranjero y refleja que una empresa llamada Hudson West III abrió una línea de crédito en septiembre de 2017.

Pero más allá de los correos, en el disco duro del ordenador ha aparecido también material de otra índole, al contener fotografías de Hunter supuestamente fumando crack mientras participa en un acto sexual con una mujer en un vídeo de 11 minutos de duración.

El NYP publicó cuatro fotos del hijo de Joe Biden con el torso desnudo en una bañera, y otra en la cama, donde se le ve fumando un cigarrillo. En otra fotografía, Hunter parece tener en los labios una pipa similar a las que se usan para fumar crack o marihuana.

Tras la publicación del artículo New York Post sobre la supuesta trama de corrupción de Biden con Ucrania, las plataformas digitales de Facebook y Twitter restringieron su difusión por considerarla elegible para la verificación de datos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here