El último debate de la campaña 2020, entre el actual presidente Donald Trump y el exvicepresidente Joe Biden ha sido calificado como “el mejor”,  con un nivel similar de imagen positiva del republicano y el demócrata, que lucieron mejor preparados e informados que en su primer encuentro.

Diferentes medios estadounidenses lo han titulado como “Un debate que se pudo entender”, tituló Politico. “En un debate más tranquilo, Biden y Trump ofrecen perspectivas sumamente divergentes del país”, expresó The New York Times. “En el segundo intento, un verdadero debate de Trump y Biden”, dijo The Wall Street Journal (WSJ).

“El presidente atacó a Biden de manera muy agresiva sobre los negocios de [su hijo] Hunter Biden en el extranjero, que el candidato demócrata descartó como propaganda rusa”, analizó WSJ. “También Biden se agitó a veces, sobre todo cuando criticó la política de Trump sobre la separación de las familias en la frontera entre los Estados Unidos y México, y describió tal conducta del Gobierno como ‘criminal’”.

Esta vez el intercambio de ideas de los candidatos se realizó en Nashville, Tennessee, en la Universidad de Belmont y con Kirsten Welker, de la NBC, como moderadora.

Welker fue la primera periodista afroamericana que moderó un intercambio de este nivel en 28 años.

En general durante los noventa minutos del encuentro los candidatos discutieron de manera consecutiva, y no superpuesta, sobre la crisis del COVID-19, la economía, las relaciones con China, la seguridad nacional, la inmigración y el racismo, principalmente.

Con respecto al impacto que este debate final tuvo en el público, probablemente fue menor de lo que las campañas podrían desear a menos de dos semanas del voto popular

Aunque este debate final fue tan civilizado que se pudo seguir y entender, es probable que no haya cambiado mucho la intención de los votantes, a menos de dos semanas del sufragio, según los analistas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here