Las gestas heroicas para el logro de la Independencia Centroamericana estuvieron marcadas por la participación de hombres, a los que ahora se les llama procederes, sin embargo diversas investigaciones han destacado el rol protagónico que tuvieron las mujere.

Dicho proceso no hubiera sido posible, sin los valiosos aportes de mujeres que estuvieron impulsando esas luchas: María Feliciana de los Ángeles Miranda, Manuela Miranda, María Felipa Aranzamendi y Manuela Antonia Arce y Fagoaga de Lara.

Durante la gesta independentista que se llevó a cabo en 1811, conocida como Primer Grito de Independencia, María Feliciana de los Ángeles Miranda junto a su hermana, Manuela Miranda, con voces y tambores, propagaron las noticias independentistas por la campiña de Sensuntepeque.

El 29 de diciembre de 1811 la zona de Sensuntepeque se alzó en insurrección, donde las hermanas Miranda tomaron las armas; sin embargo fueron capturadas por las autoridades españolas y procesadas en esa localidad. Ahí las condenaron a pena de azotes y a servir durante el tiempo de su condena, en la casa del Padre Molina, Párroco de San Vicente.

Por defender los ideales de libertad, María Feliciana de los Ángeles murió a causa de latigazos a los que fue sometida, frente a la multitud reunida en la Plaza Central de San Vicente.

El patriotismo demostrado por María Feliciana de los Ángeles Miranda permitió que fuera nombrada como Heroína de la Patria, por el Decreto Legislativo 101 del 30 de septiembre de 1976. El 11 de diciembre de 2003, también fue reconocida como Prócer Salvadoreña de la Independencia Centroamericana.

Manuela Antonia Arce y Fagoaga

También se reconoce el papel que jugaron Manuela Antonia Arce y Fagoaga, casada con Domingo Antonio de Lara y hermana del prócer Manuel José Arce; y la esposa de este, María Felipa Aranzamendi.

Ambas haciendo uso de sus escasos conocimientos en leyes, se convirtieron en sus abogadas defensoras y denunciaron el maltrato que sus esposos recibían en la cárcel.

De esa forma, se destacaron por sus firmes y valientes defensas para lograr que dejaran en libertad a quienes encabezaban acciones heroicas independentistas, todo eso con el fin de lograr la emancipación centroamericana, consumada con la firma del Acta de Independencia del 15 de septiembre de 1821.

Manuela Miranda fue nominada por la Asamblea Legislativa como “Prócer de la Independencia Centroamericana”, junto a doña Manuela Antonia Arce de Lara, y María Felipa Aranzamendi de Arce.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here