Foto: Twitter @CEPASV

La Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH) de El Salvador recomendó al Gobierno establecer medidas preventivas de propagación del COVID19 en el contexto de la reapertura gradual de actividades en el Aeropuerto Internacional “Monseñor Óscar Romero y Galdamez”, y no exigir una prueba negativa de COVID19 para ingresar al país.

Esto luego que en una circular, la Comisión Ejecutiva Portuaria Autónoma (CEPA) comunicó que de acuerdo a nuevas disposiciones emanadas por el Ministerio de Salud (Minsal), a partir del 19 de septiembre es requisito que todos los pasajeros que ingresen a El Salvador y de cualquier nacionalidad deberán presentar una prueba de PCR covid-19.

La autónoma exige que los salvadoreños que ingresen al país deben presentar el certificado original de laboratorio de su prueba de covid-19 con un resultado negativo y que haya sido tomada en un periodo no mayor a 72 horas de anticipación al vuelo.

Además, CEPA señala que todo pasajero que no presente la prueba PCR será considerado por la Dirección General de Migración y Extranjería como inadmisible.

Ante esta situación, la PDDH recordó a las autoridades de Migración, CEPA y el Ministerio de Salud (Minsal) que la Constitución de la República, en su artículo 5 establece que toda persona tiene el derecho de entrar, permanecer en el país y salir de este, salvo limitaciones que la ley establezca (…) y no se podrá expatriar a un salvadoreño ni prohibirle la entrada al territorio de la República”.

La PDDH recomendó que el Gobierno a través del Ministerio de Salud haga cumplir las medidas de prevención como la instalación de centros de contención del virus o cuarentenas domiciliares para evitar la propagación de la enfermedad debido a que salvadoreño procedente del extranjero está sujeto a cumplir estas medidas sanitarias, según el amparo 167-2020 que emitió la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here