4.188,1 millones de dólares es la cantidad en conceptos de remesas que ha recibido El Salvador entre enero y septiembre de 2020, informó el Banco Central de Reserva (BCR), una cantidad que ayuda a la recuperación de la economía salvadoreña y es gracias al esfuerzo de los salvadoreños en el exterior.

Al tener una incidencia tan grande en el desarrollo del país, algunos buscan otras formas de ampliar la participación de la diáspora salvadoreña en el país, uno de ellos es Alex Nuñez, coordinador general del Movimiento Patria Ciudadana (MPC) y actual candidato para diputado de Usulután por el partido de Nuestro Tiempo.

INICIOS

Alex Nuñez, es originario de Chalatenango y se describe a sí mismo como un sobreviviente, “no podemos negar la historia, sobreviví al conflicto armado que se dio en El Salvador, al igual que a la masacre en el río Sumpul”.

El Salvador vivió un periodo crisis política y social durante la década de 1970, que desencadeno el inició de una Guerra Civil entre 1979 y 1992 en el que se enfrentó la Fuerza Armada de El Salvador (FAES) y las fuerzas insurgentes del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN).

El número de víctimas de esta confrontación armada ha sido calculado en más de 75,000 salvadoreños, entre muertos y desaparecidos.

Durante esa situación de convulsión en el país, Nuñez recuerda que existían únicamente tres opciones para cualquier salvadoreño “integrarse al ejército nacional, formar parte de la guerrilla o migrar a otro país o a la capital salvadoreña”.

Es de esa forma que a la corta edad de 13 años toma la decisión junto con su familia de incorporarse a las filas de la guerrilla, “estuve 12 años en el conflicto armado, en ese tiempo perdí hermanos, amigos y a muchos más miembros de la familia”, recuerda.

Finalmente, la Guerra Civil en El Salvador llega a su fin con la firma de los Acuerdos de Paz en 1992 y Alex vuelve a encontrarse entre tres opciones “a los ex combatientes nos dieron las opciones de quedarnos trabajando en la tierra en la parte agrícola, seguir estudiando con una beca o formar parte de la Policía Nacional Civil (PNC)”.

En esa ocasión, Nuñez decide formar parte de la PNC y se gradúa en la primera promoción de la institución, estuvo durante 10 años sirviendo a la seguridad de la población salvadoreña, cuando se le presenta la oportunidad de una beca en Israel para estudiar la carrera de Ingeniería en Sistema de Comunicaciones Satelitales, una vez terminada regresa a El Salvador a seguir trabajando con la corporación policial.

Sin embargo, tiempo después aparece la oportunidad de mudarse a Estados Unidos y la toma “estando en EUA comienzo a estudiar el idioma y tengo el interés de poner mi negocio y formó una compañía de construcción”.

Pero él siempre tuvo el interés de unir a los salvadoreños que se encontraban en el exterior, es por eso que comienza a formar “organizaciones de oriundos”, las cuales describe como “comunidades específicas de municipios específicos y ahí se van armando las organizaciones y han ayudado mucho al desarrollo social de sus municipios, que es parte de los aportes importantes que realizan los salvadoreños en el exterior”, resalta.

Además, conoció a otros centroamericanos con los que organizaron y formaban comités cívicos empresariales, cámaras de comercio, “participamos en impulsar liderazgos políticos, porque no es solo el aporte que se hace al país, sino la participación social, porque hay muchos salvadoreños que quieren entrar en la vida política del país”, asegura.

Para Nuñez, el hecho de haber estado involucrado en el conflicto armado le crea un compromiso social “muy profundo, había un ideal, había un sueño de hacer los cambios estructurales que el país necesitaba, pero desde la óptica ideológica no de una realidad que hoy conocemos”.

Vida Política

Es de esa forma que se da cuenta que para que exista un cambio debe asumir un rol activo político y social en El Salvador “lamentablemente nuestro país ha estado marcado por un nivel de corrupción de como se ha manejado la política, entonces hablar del cambio generacional de la política no implica que este marcado sobre un show mediático, sino entender el hecho histórico que ha vivido el país, el hecho de tener una democracia muy frágil después de 28 años de la firma de Paz”.

Nuñez quien como coordinador del MPC ha estado en constante contacto con las comunidades, cuenta que fue la misma población quien lo animó a asumir el reto de una candidatura, “históricamente no tenemos políticas públicas efectivas alrededor del ser humano y que hay una necesidad grande de darle una reingeniería a la política del país, la misma población ha venido diciéndome porque no asumo ese liderazgo”.

Además, asegura que esta “muy claro” de cómo está diseñado el sistema político, los intereses económicos y los de grupo, pero afirma que los desafíos que se tienen hoy ante un reto mundial, dan la pauta para “tomar una decisión que no es fácil, pero, que es una necesidad que entren nuevos actores al rol político, pero con una perspectiva y una visión muy responsable de como se ha venido manejando, de cómo hacer política en el país”.

Es con todo eso en mente que decide firmar un protocolo de entendimiento con el partido político Nuestro Tiempo, “coincidimos muchísimo en los principios de nuestro Movimiento y los de Nuestro Tiempo, compartimos una misma visión y se respeta la identidad que tenemos como movimiento”.

Gracias a la firma del protocolo, el MPC lleva diferentes candidatos en algunos departamentos, y Nuñez logró su candidatura por Usulután “llevó tres años trabajando en la zona, con las diferentes comunidades, los diferentes liderazgos, no estamos pidiendo el voto, si no que estamos haciendo lo de siempre trabajar con las comunidades y no solo llevando discurso social, si no también llevando soluciones”.

Una de esas soluciones es principalmente en el tema de seguridad alimentaria, donde hasta el momento y a nivel nacional el MPC ha entregado 4,700 módulos de tilapia, “de esa forma las familias cada tres meses sacan su producción, tiene para su consumo, le venden a la comunidad y eso dinamiza la economía local”.

También, están impulsando los huertos familiares porque asegura que el tema de seguridad alimentaria es de vital importancia para el país, ya que “el 80% de verdura y fruta que consumimos viene de Guatemala y Honduras y ellos en algún momento van a cerrar las fronteras para garantizar la alimentación para sus ciudadanos, entonces nosotros tenemos que prepararnos y es así que estamos estimulando mucho a los liderazgos territoriales”.

Es por eso que afirma que todos esos esfuerzos deberían convertirse en una política pública impulsada desde el Gobierno “porque no es nada fácil lo que se nos avecina y mientras el Estado no invierta en las comunidades vamos a seguir en una profunda crisis de identidad y de participación”.

PROPUESTAS

Es por eso que Alex Nuñez, buscaría impulsar que la “gran empresa invierta en los municipios, es una carencia enorme que en nuestras comunidades y municipios no hay desarrollo, no hay empleo y no hay inversión, aparte de eso muchas comunidades carecen de servicios básicos como el agua”.

Asimismo, contó que el mantiene una gran relación con la comunidad internacional y que El Salvador recibe “millones y millones de dólares” para que se ayude a las comunidades, sin embargo, cuando los cooperantes vienen al territorio salvadoreño se dan cuenta que “las comunidades no han recibido nada, desde el manejo y la transparencia, el uso de los fondos públicos realmente ha sido un cáncer enorme para que nuestras comunidades no tenga ese acceso”.

También, reconoció que Usulután tiene un potencial natural fuerte, donde se pueden desarrollar polos de inversión económicos importantes, “tienen la bahía de Jiquilisco, hay una gran cantidad de corporativas pesqueras, la industrialización es clave, la conservación del medio ambiente, se puede apostar por el ecoturismo local, ese polo de desarrollo va a ser una de las apuestas claves”.

Otra de las cosas es la dinamización de la economía desde las rutas turísticas que se pueden dar, por ejemplo, desde la cordillera de Alegría, Berlín, Santiago de María, “donde hay rutas muy importantes en las que hay que estimular el ecoturismo”.

“Y si nos vamos más al norte de Usulután se van encontrar productores y también el tema de la ganadería, como industrializar esa parte es clave, los reservorios conocemos bien que nuestro país tiene una captación de lluvias impresionantes, pero esa lluvia se pierde, entonces es ver como se hacen esos reservorios de agua para ver cómo se tiene agua para todo el año”.

Además, de la apuesta por el turismo local y la ganadería, existen las cooperativas y los productores agrícolas, donde buscaría la forma de “incentivar créditos blandos y accesibles para que se pueda estimular y desarrollar mucho la agricultura y de esa forma convertirlo en ese granero que fue famoso en años anteriores”.

Nuñez, asegura que Usulután cuenta con todos los recursos necesarios y se necesita explotar ese potencial, “lamentablemente no se han hecho políticas efectivas para garantizar que el agricultor no solo produzca, sino que el mismo comercialice o hacer las conexiones con la gran empresa para que el mismo gobierno le compre directamente al productor y que no haya intermediario”.

Además, planea proponer una ley para que las comunidades tengan presupuestos directos del Estado para el desarrollo, “alguien puede cuestionarlo y decir ahí está el FODES, pero eso se va a nivel de cuestiones administrativas, algunos proyectos, pero no es lo mismo que tengamos una dependencia de una secretaria que este dentro de la planificación de desarrollo territorial para que las comunidades puedan tener presupuesto directo, ese es uno de los elementos que voy impulsar”, asegura.

Además, dentro de sus propuestas se encuentra la dignificación de la diáspora, donde pretende crear una ley especial “de protección de los salvadoreños que en su momento ellos tomen la decisión de regresar al país, que se les generen esas protecciones importantes, el aporte que ellos han hecho y que el estado les retribuya el esfuerzo que han hecho y dentro de esa misma ley crear marcos regulatorios de la seguridad jurídica e invertir en el país”.

DIGNIFICACIÓN DE LA DIÁSPORA

Alex Nuñez asegura que los políticos no han entendido el verdadero valor que le corresponde a la diáspora  y que se han equivocado al verla como únicamente un medio de remesas “nos dicen “los remeseros”, cuando en la actualidad la diáspora es la reserva estratégica más importante que tiene el país”, afirma.

Sin duda alguna, las remesas representan uno de los pilares fundamentales que mantienen la economía de El Salvador, pero la diáspora aporta en otras áreas “tenemos una incidencia social en los desarrollos de los municipios, al mismo tiempo que incidencia electoral, participamos en política doméstica en EUA y queremos participar en la política del país para poder incidir en las grandes decisiones que tiene el país, porque en su momento eso replica en la diáspora y nos enlaza, entonces hay una responsabilidad entre la diáspora y las decisiones que se tomen en el país”.

Para Nuñez, tomar en cuenta a la diáspora no se traduce en acciones como darle un consulado, sino que debería ser en “conectar realmente esa participación de los salvadoreños en la vida política, por eso mi candidatura es muy clave para poder desde la Asamblea ir conectando con la parte diplomática, los gobierno y que la diáspora pueda buscar esa plataforma para desarrollar el país”.

“Si logro llegar a la Asamblea espero convertirme en un vocero muy fuerte para abrir esa brecha importante de participación de los salvadoreños en el exterior en la vida política del país”.

Para finalizar, hizo un llamado a la reflexión para tomar acciones inteligentes que ayuden a El Salvador a seguir saliendo adelante, “necesitamos despojarnos de la parte de intereses ideológicos, hay que poner el país sobre todo, dar esa participación a los salvadoreños en el exterior que pueden jugar un rol clave y decirle a la población que estamos frente a una situación atípica pero el voto va a ser muy determinante, no se necesita que solo una fuerza política controle el estado, no queremos que el gobierno se convierta en una dictadura, sino que exista un contrapeso para poder enderezar cosas que no van por buen camino y cabalgar en el valle de la esperanza”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here